Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales bajan un 21,8% en 2019, hasta las 5.177

EP. El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 5.177 en 2019, cifra un 21,8% inferior a la de 2018, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales encadenan cinco años de retrocesos después de que en 2018, 2017, 2016 y 2015 bajaran un 40,7%, un 48,3%, un 30,3% y un 12,6%, respectivamente.

Sólo en el cuarto trimestre de 2019 se registraron 1.380 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 45,7% más que en el trimestre anterior, pero un 12,3% menos que en el cuarto trimestre de 2018.

El objetivo principal de esta estadística es ofrecer trimestralmente el número de certificaciones de ejecuciones hipotecarias iniciadas e inscritas en los Registros de la Propiedad durante el trimestre de referencia. Estadística recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios.

En 2019 se iniciaron 56.349 ejecuciones hipotecarias, un 2,9% más que en 2018. De ellas, 53.572 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 2.777 a fincas rústicas.

Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas aumentaron un 2,8% en relación a 2018. Dentro de las fincas urbanas, 27.055 ejecuciones correspondieron a viviendas, un 3,1% más, y de ellas 7.129 eran ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, cifra un 21,1% inferior a la de 2018.

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas júridicas se incrementaron un 15,8% en el año, hasta las 19.926, mientras que las realizadas sobre solares cayeron un 0,7% y totalizaron 3.334.

Del total de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas registradas el año pasado, 20.715 afectaron a viviendas usadas, con un descenso anual del 1%. Por contra, las ejecuciones sobre viviendas nuevas aumentaron un 19,3%, hasta sumar 6.340.

La estadística revela además que el 23,9% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en 2019 corresponde a hipotecas constituidas en 2007, el 16,2% a hipotecas suscritas en 2008 y el 13,3% a hipotecas firmadas en 2006. Ampliando un poco más el espectro, a los años 2005-2008, se obtiene que este periodo concentra el 60,3% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas el año pasado.

CATALUÑA LIDERA LAS EJECUCIONES SOBRE VIVIENDAS

Por comunidades autónomas, Cataluña lideró las ejecuciones sobre viviendas el año pasado, con un total de 5.757, seguida de Andalucía (5.681) y Comunidad Valenciana (5.356). En el lado opuesto se situaron País Vasco (81), Navarra (54) y La Rioja (143).

Sobre el total de fincas, Cataluña también encabezó el número de ejecuciones hipotecarias, con 12.131, seguida de Comunidad Valenciana (11.644) y Andalucía (9.834).

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *