Los administradores de fincas, actores indispensables en la crisis económica y sanitaria

Así como los profesionales de la salud, los transportistas, empleados de supermercado y más labores se han convertido en héroes, los administradores de fincas se han vuelto actores indispensables durante la crisis económica y sanitaria desatada por la COVID-19.

Sin duda se trata de una situación excepcional que ha puesto en jaque al mundo entero y ha convertido los hogares en las estancias para pasar la mayor parte del tiempo. Y para pasar ese tiempo lo mejor posible, es necesario que los jardines estén cuidados y las piscinas y espacios comunes con las medidas de limpieza necesarias.

Para Mercedes Blanco, CEO fundadora de Vecinos Felices, unidad de negocio de Fincas Blanco y vicepresidenta primera de Fiabci España, “la profesionalidad y la búsqueda del bienestar ajeno han sido la clave para que las comunidades puedan llevar adelante el confinamiento en tranquilidad, con una “nueva normalidad” readaptada a los tiempos que corren”.

El rol de los administradores de fincas es cualificado y conlleva una responsabilidad que abarca desde la resolución de conflictos en el mantenimiento del edificio,  morosidad y complicaciones con abonos hasta las medidas de seguridad y metodologías para operar en el marco de un confinamiento con roturas o desperfectos técnicos.

“Estamos hablando de personas muy dinámicas y con mucha capacidad de superación diaria, de automotivación, porque nuestra profesión es así: necesitamos resolver problemas y ayudar a los vecinos de las comunidades”, agrega Blanco.

Ventajas de contar con un administrador de fincas

Los administradores de fincas tiene dos características bien marcadas: poseen conocimiento de varios oficios, desde arreglos edilicios hasta jurisprudencia; y están listos para reinventarse cuando la situación lo disponga, dispuestos a ayudar en todo momento a los vecinos.  

“Contar con un administrador de fincas garantiza el buen funcionamiento de las comunidades de vecinos, en todos los aspectos posibles”, afirma Blanco. “En Vecinos Felices tenemos la responsabilidad de resolver todos los conflictos internos que puedan surgir, desde problemas en los pagos y morosidad, hasta cualquier arreglo inmediato”, agrega.

Una de las mayores ventajas es que el administrador de fincas está en constante formación y se interioriza en la legislación vigente que, en los tiempos que corren, ha ido cambiando casi diariamente. De esta forma podrá brindar soporte jurídico cada vez que un vecino – o la comunidad completa – lo necesite.

Además, es importante llevar la gestión administrativa y económica de forma correcta, y es otra de las funciones de los administradores de fincas. Ellos se encargan de estar al día con las cuentas, controlar los pagos, cobros y cuestiones impositivas.

Al fin y al cabo, lo que siempre se busca es que las comunidades funcionen correctamente y en armonía. “Estamos capacitados para gestionar conflictos, mediar entre los vecinos y resolver cualquier tipo de problema que pueda surgir en los inmuebles”, afirma Mercedes Blanco. Y agrega: “el coronavirus nos encontró preparados para lograr afrontar la crisis con éxito y los cambios constantes, sin que las comunidades y los vecinos hayan sufrido por ello.”

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *