Las compraventas caen, la construcción se mantiene (como puede) mientras el alquiler gana terreno

Viviendadeprisa. Abril 2013

Los datos de hipotecas constituidas sobre viviendas del mes de enero publicados por el INE reflejan una caída con respecto a hace un año de más del 12% y encadenan 33 meses consecutivos de caídas. Aunque el número de hipotecas contratadas aumenta un 44,8% debido al fin de los incentivos fiscales y la subida del IVA respecto al mes anterior, esto se debe a que los datos del Instituto se basan en los de los registradores de la propiedad que suelen acumular un retraso de unos dos meses. De hecho, según los datos del Consejo General del Notariado correspondientes al mes de febrero, las operaciones cayeron un 13,4%. Y La venta de casas nuevas libres se desploma un 37% anual.

El sector prevé que este año se registre la menor actividad desde el inicio de la crisis. Y, aferrados a la llegada de capital extranjero, se espera que los datos no se desmoronen por completo. Según cifras de Fomento, los extranjeros residentes han incrementado sus inversiones en nuestro país en un 13,7%. Y se escrituraron casi 40.000 compras por parte de no residentes. Cifras comparables a las alcanzadas en 2007, antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria.

La construcción, en cifras similares

En opinión de Luis Rodulfo, presidente de CEPCO, sobre la situación actual de la industria de la construcción: “Estamos en un preocupante descenso, cerca de tocar fondo, pero agotando las últimas fuerzas de las empresas”.

Como consuelo, nos explicaba el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción, “todas las previsiones mantienen cifras análogas a las de 2012, previendo quizás un mejor comportamiento, si existe liquidez por los acuerdos UE, en el último trimestre de este año”.

Las previsiones cuentan además con un nuevo factor que genera incertidumbre, la Sareb o banco malo, ya que se desconoce cuáles pueden ser los efectos que pueda generar su presencia en los precios del sector o qué ocurra si se incumplen sus optimistas previsiones de venta. El organismo espera vender 45.000 viviendas, la mitad de su cartera, en el plazo de cinco años por un precio medio de 140 mil euros. Unas 7.500 sólo este año.

Y como siempre en los últimos análisis, la constante del crédito. Escaso y cada vez más caro. A los bancos ya no les interesa conceder hipotecas sobre viviendas.

Apuesta por el alquiler

Ante este panorama de precios bajos pero sin incentivos e hipotecas racionadas y más caras, el alquiler gana terreno y rentabilidad. Incentivado además por el último plan de fomento del alquiler presentado por el Gobierno que incluye ayudas de arrendamiento social para las familias más necesitadas. Gustavo Rossi, Presidente de Alquiler Seguro, advertía de los riesgos: “Toda ayuda que se articule en una subvención directa tiende a convertirse en la generación de economía sumergida y subida artificial y ficticia de los precios del alquiler”.

Arrendamientos que también están ajustando sus precios. Como destacaba en su entrevista Gustavo Rossi, alcanzaremos un mercado del alquiler eficiente cuando se logre “una convergencia entre los precios del alquiler y los sueldos”. Por el momento, los datos del portal inmobiliario Fotocasa, reflejan que en febrero el precio de los arrendamientos bajó en el 77% de los municipios españoles.

Ahora conocemos además que el parque de vivienda vacía ronda los 3,4 millones, aunque la cifra real será inferior a la indicada porque el informe del INE no discrimina entre segundas viviendas y vacías. Y de este estudio destaca que casi un 30% de ellas tiene más de 50 años de antigüedad.

Conclusiones

Así que, por el momento, el alquiler será la apuesta fuerte para la salida de la crisis, acompañada de la rehabilitación y una mayor preocupación por la eficiencia energética y la accesibilidad.

La construcción y las compraventas seguirán en mínimos ante la ausencia de nuevos estímulos con muchas esperanzas puestas en la rehabilitación. La demanda seguirá contenida mientras no fluya el crédito y la situación económica se estabilice y comience a mejorar el empleo, por lo que los precios podrían seguir ajustándose.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *