La compraventa de viviendas cae un 32,4% interanual en julio pero se dispara un 20% mensual

La compraventa de viviendas retrocedió un 32,4% el pasado mes de julio en relación al mismo mes de 2019, hasta sumar 32.654 operaciones, su mayor cifra desde el pasado mes de marzo, cuando se declaró la pandemia del Covid-19.

No obstante, en términos mensuales (julio sobre junio), la compraventa de viviendas se disparó un 20%, su mayor crecimiento en un mes de julio en al menos cinco años, según ha informado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con el retroceso interanual de julio, marcado por la crisis sanitaria, la compraventa de viviendas encadena cinco meses consecutivos de tasas interanuales negativas después de haber caído en marzo un 18,6%, en abril un 39,2%, en mayo un 53,7% y en junio un 34,3%.

El descenso interanual de las compraventas de viviendas en julio fue consecuencia del retroceso de las operaciones sobre viviendas usadas en un 34,9%, hasta 25.887 transacciones, y del recorte en un 21,2% en la compraventa de viviendas nuevas, hasta 6.767 operaciones.

El 89% de las viviendas transmitidas por compraventa en el séptimo mes del año fueron viviendas libres y el 11%, protegidas.

La compraventa de viviendas libres bajó un 33,8% interanual en julio, hasta las 29.068 operaciones, mientras que la de protegidas descendió un 18,9%, sumando en total 3.586 operaciones.

ANDALUCÍA, A LA CABEZA DE LAS COMPRAVENTAS

El pasado mes de julio el mayor número de compraventas de viviendas por cada 100.000 habitantes se dio en Comunidad Valenciana (118), País Vasco (116) y La Rioja (112).

En valores absolutos, Andalucía fue la región que más operaciones sobre viviendas realizó en el séptimo mes del año, con 6.620 compraventas, seguida de Cataluña (5.032), Comunidad Valenciana (4.676) y Madrid (3.890).

Todas las comunidades, salvo País Vasco, presentaron tasas anuales negativas en el número de compraventas de viviendas en julio.

Las menores disminuciones se dieron en Asturias (-15,1%) y Extremadura (-16,9%), mientras que Canarias (-54,8%), Baleares (-42,9%) y Madrid (-41,1%) registraron los mayores descensos.

País Vasco fue la única región que en julio realizó un mayor número de compraventas respecto al mismo mes de 2019, con un avance interanual del 14,7%.

SIGUE REDUCIÉNDOSE EL IMPACTO DEL COVID

Desde el portal inmobiliario pisos.comsu director de Estudios, Ferran Font, destaca que “los efectos de la COVID-19 sobre las compraventas de vivienda siguen siendo notables, pues si bien los datos siguen remontando mes a mes, la variación respecto al 2019 sigue instalada en cifras negativas muy destacables”“Los números registrados este julio son comparables al peor momento posterior a la burbuja, ya que las menos de 33.000 transacciones significan la peor cifra registrada en julio desde el 2014. Por otro lado, el cambio de tendencia en la comparación intermensual, que comenzó en junio, se consolida y por segundo mes consecutivo el crecimiento respecto al mes precedente se sitúa alrededor del 20%”, subraya el experto.

El director de Estudios entra en materia: “La vivienda usada que, con casi 26.000 operaciones lidera esta estadística, sigue estando mucho más afectada por la caída que la obra nueva, que cae casi un 14% menos. Las comunidades que siguen acaparando la mayoría de operaciones son Andalucía, Catalunya y la Comunitat Valenciana. El impacto de la pandemia ha sido importantísimo en todos los territorios, aunque irregular. Mientras Andalucía y la Comunitat Valenciana remontan con fuerza respecto a junio, Catalunya lo hace de una manera más moderada y Madrid sigue prácticamente plana desde el pasado mes de abril. Hay que destacar que, por primera vez desde marzo, hay una comunidad que crece respecto al 2019: País Vasco”.

Ferran Font hace balance de los datos: “Sigue reduciéndose poco a poco el impacto del coronavirus en el sector tras la vuelta a la normalidad. Las próximas cifras corresponderán al mes de agosto, cuya previsión es que el cambio en la tendencia iniciado en junio siga consolidándose en el tercer mes tras la reactivación tanto de la economía en general como del sector inmobiliario. Estas mejoras seguirán dependiendo del territorio y, sobre todo, de la afectación que ha causado la pandemia en la capacidad económica de las familias y sus posibilidades de comprar una vivienda a corto plazo. Lo que es seguro es que seguirán siendo claves la estabilidad y el apoyo de las administraciones para que el sector afronte con garantías los retos que tiene por delante”.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *