El 21% de los compradores escoge adosados unifamiliares

Luz, espacios y con terraza o jardín. La COVID-19 ha cambiado las formas de consumo de la población, hasta el punto de cambiar las preferencias de los compradores a la hora de adquirir vivienda. Fruto de estas tendencias, el mercado en general de la vivienda ha aguantado la caída de precios, aumentando las ventas de vivienda de obra nueva, el extrarradio de las ciudades y las viviendas unifamiliares adosadas.

Las viviendas unifamiliares adosadas ofrecen todo lo que el comprador demanda hoy en día, explican desde donpiso, empresa decana del sector de los servicios inmobiliarios en España. En este sentido, el informe europeo de vivienda Remax 2021 aseguraba que, durante este año, este tipo de viviendas, junto a las de lujo serán las grandes protagonistas de la demanda inmobiliaria.

Desde donpiso señalan que los sucesivos confinamientos y restricciones a la movilidad han convertido las casas unifamiliares adosadas en un activo muy atractivo para los compradores. En este sentido, el trauma del confinamiento ha sido decisivo para configurar una demanda de amplios espacios, zonas verdes, terrazas y mayor luz.

Consecuencias del teletrabajo

“Además, el auge del teletrabajo ha hecho que las personas ya no vean su casa como un lugar de paso, sino como un lugar de convivencia y trabajo”, apuntan desde la empresa de servicios inmobiliarios.

Por otro lado, las casas adosadas ofertan un atractivo en cuanto que se sitúan en el extrarradio y periferia de las ciudades, lugares que, con las limitaciones al ocio y la pérdida de atractivo del centro de las ciudades, ganan cada vez más peso.

“La tendencia del mercado es la de un asentamiento de este tipo de inmuebles. Este verano será decisivo para ver cómo afecta la nueva normalidad a la compraventa de pisos en las ciudades, con los previsibles aumentos en los alquileres por la vuelta del turismo”, consideran.

Máximos históricos

De acuerdo a las estadísticas trimestrales del Colegio de Registradores, el efecto de estos cambios en las preferencias de los compradores tuvo su punto álgido a finales de 2021, cuando se alcanzaron máximos históricos de venta de viviendas unifamiliares.

Esta tendencia ha continuado durante el primer trimestre de 2021, último período del que se conocen datos, bajando ligeramente, pero colocándose en un 21% de la compraventa total de inmuebles, lo que supone el tercer máximo histórico, solo superado por los dos meses precedentes.

Así, hasta 14 comunidades autónomas han visto incrementado en 2021 las ventas de casas unifamiliares, una tendencia que se mantendrá en los próximos meses”, de acuerdo a los expertos de donpiso, aunque es posible que “ya hayamos llegado al tope”. Lo que sí parece claro es que la demanda de mayores espacios se mantendrá en el medio plazo, todo muy condicionado por la evolución de la pandemia y el éxito de la campaña de vacunación.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *