La flexibilidad presupuestaria del potencial comprador toca techo

Madrid. 10/10/2018

Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions, empresa organizadora de las ferias SIMA, y Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de ST Sociedad de Tasación, han presentado hoy la cuarta edición, correspondiente a 2018, del informe El perfil del comprador de vivienda. Este informe analiza los comportamientos y las expectativas del comprador potencial de una vivienda en base a los datos recogidos en las encuestas de satisfacción de los visitantes de SIMA que se vienen realizando desde 2008 (con la única excepción de 2014).

Los resultados del informe señalan el impacto que la revalorización de la vivienda comienza presupuesto, la cantidad a financiar y el porcentaje de ingresos familiares que se destinará a amortizar la hipoteca.

El techo presupuestario, cada vez más cerca

El informe confirma que la capacidad de los futuros compradores para hacer frente a la subida de precios mediante el incremento del presupuesto de compra empieza a tocar techo. De hecho, el porcentaje de compradores en los tres tramos presupuestarios analizados [hasta 150.000 euros, entre 150.000 y 300.000 euros, y más de 300.000 euros] únicamente registra mínimas variaciones, tanto a alza como a la baja, con respecto a los valores recogidos en la edición de 2017. En el caso de los demandantes de una vivienda con un presupuesto entre 150.000 y 300.000 euros se constata, además, un ligerísimo descenso de 0,8 puntos, hasta quedar en el 50% de los encuestados. Por otra parte, los compradores con menor capacidad económica, hasta 150.000 euros de presupuesto, prolongan su caída y ya solo son el 16,5% de los demandantes, cuando en 2015, coincidiendo con el inicio de la recuperación de mercado residencial, eran el 22% (en el último año retroceden 1,9 puntos). Por el contrario, el único grupo que aumenta es el de quienes tienen más de 300.000 euros de presupuesto, un 33,4% de los encuestados: 2,6 puntos porcentuales más como resultado, principalmente, de la incorporación al mercado de nuevos compradores.

Aunque lentamente, la subida de precios comienza a dejarse notar en las cantidades que deberían financiar los compradores de una vivienda, que aumentan. En solo un año, el porcentaje de quienes tendrían que financiar entre el 50 y el 80% de la compra de su vivienda ha crecido 6 puntos, hasta el 54,2% de los encuestados, y se ha reducido en la misma cantidad aquellos que deberían financiar menos del 50%, que ahora son el 16,4% de los encuestados. Por el contrario, los situados en los extremos de la escala, es decir, quienes tendrían que financiar más del 80% de la compra o nada, permanecen estables (24,5% y 13,9%, respectivamente). La conclusión no ofrece dudas: el incremento en la cantidad a financiar en la hipoteca empieza a utilizarse como estrategia para combatir el alza de los precios de la vivienda.

La principal consecuencia del aumento de la financiación es una disminución de la renta neta disponible, pues la proporción de los ingresos familiares que se prevén destinar a amortizar la hipoteca cada vez es mayor. De esta manera, el porcentaje de familias que deberían dedicar entre el 30% y el 50% de sus ingresos a amortizar la hipoteca suben 6,4 puntos, siendo ya el 55,9% de los encuestados. También crece el de quienes tendrían que destinar más del 50% de sus ingresos (8%, 2,3 puntos más). Por el contrario, disminuye casi 9 puntos el porcentaje de aquellas que solo precisarían dedicar menos del 30% de sus ingresos (el 36,1% de los encuestados).

Otras conclusiones de interés

El informe también confirma está realidad, así como la insatisfacción de los encuestados pertenecientes a la franja de edad más joven (25-35 años) con respecto al momento de dejar el nido familiar, pues para para el 46,3% de los encuestados la emancipación llega tarde y “hubiera preferido haberlo hecho antes”. En cambio, para el 45,9% de los jóvenes encuestados el actual “es el momento adecuado para hacerlo”, frente al 7,9% que considera, por el contrario, que “aún es pronto” para intentarlo.

El precio de la vivienda es claramente uno de los principales obstáculos que encuentran los jóvenes en el camino de la emancipación: así lo que cree el 60,1% de los encuestados que hubiera preferido emanciparse antes. En segundo lugar, con un 43% de las respuestas (se trata de respuestas múltiples) se encuentra la inestabilidad laboral (43%) y, a continuación, el salario insuficiente (9,7%) y las dificultades a la hora de acceder a una hipoteca (6,9%).

Por otra parte, dos de cada tres jóvenes (el 60,4% de los encuestados) afrontan la compra de una vivienda sin contar con ninguna ayuda familiar, frente a un 39,6% que sí dispone de estas ayudas. Las formas más habituales en que se concreta estas ayudas son, por este orden, el pago de una parte del importe de la compra de la vivienda, el aval para la hipoteca y, por último, el préstamo familiar a bajo interés o sin interés.

Si pueden, los jóvenes españoles, lo mismo que sus padres, prefieren comprar a alquilar: es lo que afirma el 76,8% de los encuestados. De estos, una gran mayoría (el 84,9%) piensa que comprar es mejor porque “la hipoteca sale a un precio similar al del alquiler”. En cambio, los partidarios del alquiler (el 23,2% de los jóvenes encuestados) destacan la “flexibilidad de esta fórmula”, muy por delante de otras razones como que “puedes vivir en zonas donde la compra es imposible”, que “permite cambiar con más frecuencia de casa” o que “no tienes obligaciones a largo plazo”

El informe de Planner Exhibitions y ST Sociedad de Tasación dedica una especial atención a los factores que más decisivamente influyen en la emancipación de los jóvenes, que, de acuerdo con los últimos datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE), solo consiguen uno de cada cinco jóvenes españoles (el 19,4% de las personas de 16 a 29 años).

El informe también confirma está realidad, así como la insatisfacción de los encuestados pertenecientes a la franja de edad más joven (25-35 años) con respecto al momento de dejar el nido familiar, pues para para el 46,3% de los encuestados la emancipación llega tarde y “hubiera preferido haberlo hecho antes”. En cambio, para el 45,9% de los jóvenes encuestados el actual “es el momento adecuado para hacerlo”, frente al 7,9% que considera, por el contrario, que “aún es pronto” para intentarlo.

El precio de la vivienda es claramente uno de los principales obstáculos que encuentran los jóvenes en el camino de la emancipación: así lo que cree el 60,1% de los encuestados que hubiera preferido emanciparse antes. En segundo lugar, con un 43% de las respuestas (se trata de respuestas múltiples) se encuentra la inestabilidad laboral (43%) y, a continuación, el salario insuficiente (9,7%) y las dificultades a la hora de acceder a una hipoteca (6,9%).

Por otra parte, dos de cada tres jóvenes (el 60,4% de los encuestados) afrontan la compra de una vivienda sin contar con ninguna ayuda familiar, frente a un 39,6% que sí dispone de estas ayudas. Las formas más habituales en que se concreta estas ayudas son, por este orden, el pago de una parte del importe de la compra de la vivienda, el aval para la hipoteca y, por último, el préstamo familiar a bajo interés o sin interés.

Si pueden, los jóvenes españoles, lo mismo que sus padres, prefieren comprar a alquilar: es lo que afirma el 76,8% de los encuestados. De estos, una gran mayoría (el 84,9%) piensa que comprar es mejor porque “la hipoteca sale a un precio similar al del alquiler”. En cambio, los partidarios del alquiler (el 23,2% de los jóvenes encuestados) destacan la “flexibilidad de esta fórmula”, muy por delante de otras razones como que “puedes vivir en zonas donde la compra es imposible”, que “permite cambiar con más frecuencia de casa” o que “no tienes obligaciones a largo plazo”.

 

Imagen: https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/fondo»>Foto de fondo creado por senivpetro

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *