Un tercio de inquilinos en España ingresa menos de 1.000 euros

EP. Madrid. 11/04/2013

El alquiler de viviendas en España sigue siendo la opción más viable para acceder a una vivienda cuando se tienen bajos ingresos, como demuestra el hecho de que un 34% de los inquilinos cobre menos de 1.000 euros mensuales y que otro 30% no supere los 1.500 euros, según datos de la franquicia de gestión de arrendamientos Solo Alquileres.

Así, mientras que sólo el tercio restante de los inquilinos percibe entre 1.500 y más de 3.000 euros, los precios del mercado no pueden despegar y el 77% de los inmuebles que se alquilan no superan los 600 euros de renta al mes.

Según ha admitido en rueda de prensa el responsable de Solo Alquileres, Siro Chaparro, la evolución futura del mercado del alquiler estará en buena parte ligada a la evolución del empleo y de los salarios.

Por el momento, al margen de los salarios, el 75% de los inquilinos encuestados por la franquicia cuenta con un trabajo y un 22% de ellos con un contrato indefinido.

Altos niveles de impago

   En este contexto, la franquicia, que cree que España reúne las condiciones para convertirse en unos años en el mercado de alquiler de viviendas más dinámico de Europa, denuncia que antes es preciso aumentar aún más la protección de los propietarios de viviendas.

Así, asegura que entre el 10% y el 15% de los arrendadores que contratan un seguro contra impagos, en el que se establecen filtros para seleccionar a inquilinos solventes, se acaban enfrentando a una situación de impago.

Según indica, España se encuentra entre los países europeos en los que existe un mayor índice de «formalismos», lo que redunda en que también esté a la cabeza de aquellos en los que es más complicado expulsar a un inquilino moroso.

A su juicio, medidas puestas en marcha por el Gobierno para fomentar los alquileres, como el reciente Plan Estatal de Vivienda 2013-2016, la reforma del alquiler, que se encuentra en el Senado, o incluso la anunciada Ley de Protección de Deudores Hipotecarios, son «pequeños parches» tras los que habrá que seguir avanzando hasta sentar unas verdaderas «bases» tanto para propietarios como para inquilinos, en palabras de su responsable en España, Siro Chaparro.

Entre las soluciones que proponen se encuentra que, como en Italia, donde tiene su origen la franquicia, la banca haga llegar sus ficheros de clientes a estas empresas de intermediación de alquileres, como lo hace para las aseguradoras, para poder conocer mejor las condiciones de solvencia de los inquilinos.

«Sería lo ideal», según Chaparro, quien en este sentido ha apoyado la creación del registro de inquilinos morosos incluido en el proyecto de Ley de reforma del mercado del alquiler

Solo Alquileres nació en Italia en 1997 y tras su implantación en España en 2011 cuanta actualmente con más de 35 agencias operativas que gestionan cerca de 10.000 inmuebles en alquiler.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *