Instalar sistemas de calefacción eficientes y placas solares para reducir el consumo eléctrico

Con la llegada del verano, muchos españoles se van de vacaciones y aprovechan esta situación para plantear reformas en su vivienda habitual o segunda residencia. Mucho más a raíz de la pandemia, que ha impulsado el interés por las reformas para mejorar en el confort el hogar tras pasar tanto tiempo en él. Según un estudio elaborado por UCI, entidad especialista en financiación sostenible de la vivienda, el 20% de los propietarios sería más feliz en su vivienda si realizase actuaciones y reformas para mejorar su confort.

Según la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), seis de cada diez españoles quieren hacer reformas en su hogar, un interés que se verá pronunciado en los próximos meses por la inyección de capital público para fomentar la reforma de viviendas particulares en los tres próximos años, para lo que se destinará un total de 6.820 millones (procedente de los fondos europeos y los Presupuestos Generales del Estado).

El objetivo es reformar 500.000 viviendas en este periodo para contribuir a la mejora del envejecido parque inmobiliario español, con más de la mitad de las edificaciones construidas antes de 1980 y un 17% en los años 60. No es de extrañar, por tanto, que 4 de cada 5 edificios en España sean ineficientes energéticamente. De hecho, la vivienda es la tercera causa de emisiones de CO2 (tras el transporte y la industria), principalmente por el consumo energético (40%), de materias primas (40%) y de agua potable (14%).

Para mejorar el acondicionamiento y habitabilidad de los hogares y convertirlos en inmuebles eficientes y sostenibles, el verano suele ser un buen momento para iniciar estas obras de rehabilitación y reformas. ¿Cuáles son las más indicadas? ¿Qué presupuesto es necesario? ¿Con algunas reformas sería suficiente o siempre es necesaria una rehabilitación integral?

Los expertos de UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, a través de su canal Creditos.com,  especializado en préstamos para la reforma y rehabilitación de viviendas, ha elaborado una guía para tratar de responder a los interrogantes habituales a la hora de plantear una reforma durante el periodo estival y cuáles son la más indicadas para mejorar la eficiencia y el confort.

·        Sistemas de calefacción más eficiente: el verano es una buena época para cambiar los sistemas de calefacción tradicionales gracias al buen tiempo, ya que es una de las principales partidas de gasto energético (32%) y supone un gasto medio anual de 1.300 euros; mientras que en las denominadas casas pasivas (eficientes energéticamente), con sistemas de calefacción eficientes, el coste anual en calefacción gira en torno a los 90 euros, un 90% más económico.

En este sentido, la apuesta por sistemas de calefacción basados en energías limpias y renovables y la sustitución de calderas tradicionales por una de condensación o bomba de calor fomenta la eficiencia energética y supone una reducción de hasta un 26% de gases contaminantes. Esta medida será obligatoria en algunas zonas como en la Comunidad de Madrid, ya que la Ordenanza del Aire y Sostenibilidad (OCAS) prohibirá las calderas de carbón central desde el 1 de enero de 2022.

·        Cambiar ventanas: aproximadamente un 20% de la energía de la vivienda se filtra a través de las ventanas (sobre todo en los cierres). Instalar ventanas con doble acristalamiento y contar con carpintería con rotura de puente térmico es primordial para aumentar la eficiencia energética.  

·        Aislamiento de cubiertas y paredes: la zona del tejado es la que más se deteriora y envejece en una vivienda por su exposición al frío, el viento y la lluvia. El verano es una de las mejores épocas para acometer esta reforma, que consiste en añadir un aislamiento térmico en la cubierta para un mayor confort y contribuye a un ahorro energético de hasta un 35%. En cuanto a las paredes, instalar una cámara de aire evita las pérdidas de calor y frío y ahorrar hasta un 35%. Así como el SATE, un sistema de aislamiento térmico exterior muy fácil de instalar y adecuar al diseño preexistente de un edificio.

·        Renovar el color de las paredes: aunque es una reforma de tipo menor, cambiar el color de las paredes del interior de las viviendas y reparar los desperfectos y humedades mejora también las condiciones de habitabilidad. Para las paredes exteriores y techos, apostar por pinturas térmicas es un buen truco para un aislamiento de hasta un 25%. 

·        Instalación de placas solares para el autoconsumo: con la subida del precio de la electricidad, ahora más que nunca es un buen momento para optar por sistemas de energía eficiente y de autoconsumo, como la instalación de paneles solares. A pesar de la alta inversión que supone, ofrece una gran rentabilidad, con un ahorro aproximado del 50%. Por ejemplo, un coste de 5.000 euros en paneles solares se amortizaría en cinco años, con un ahorro del consumo de 1.100 euros al año.

·        Reformas de fontanería: la sustitución de la grifería, el cambio de tuberías y la apuesta por reductores de caudal puede ahorrar en la factura del agua entre 30 y 200 euros.

La apuesta por algunas de estas reformas en el hogar durante este periodo estival conducirá a mejorar el medio ambiente, la eficiencia energética y también nuestra salud y calidad de vida. Así como al ahorro en el gasto doméstico y al incremento de la valoración del inmueble. No es indispensable una rehabilitación integral, mejorar algunos factores será un importante avance a favor de la sostenibilidad en el hogar.

Contar para estas reformas con profesionales expertos ayudará a obtener información en cuanto a licencias, documentación y calidad de los materiales; además del asesoramiento financiero para costear estas obras.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *