La brecha entre compradores y vendedores crece un 7,5 por ciento hasta los 27.810 euros

Madrid. 28/01/2015

Los potenciales compradores de vivienda buscan un piso por un precio adecuado a su situación económica. El presupuesto ha caído con la recesión, pero esta previsión de gasto también ha estado influenciada por el insistente seguimiento online de inmuebles baratos que supongan una inversión rentable. Según un estudio del portal inmobiliario www.pisos.com la diferencia entre oferta y demanda se situó en 27.810 euros en 2014, un 7,5% más que el año anterior. Si bien los vendedores han seguido realizando ajustes, cayendo el precio del piso tipo un -8,5% de un año a otro, el cierre de operaciones ha estado muy condicionado por la delicada situación del empleo, la lenta recuperación de la financiación y la búsqueda de oportunidades inmobiliarias a precios por debajo del mercado.

El cruce entre oferta y demanda que pisos.com lleva realizando desde 2009 muestra que la diferencia entre uno y otro era hace seis años del 55% a nivel nacional. Las posturas se han ido acercando hasta llegar al 20% en 2013. Sin embargo, en 2014 ha vuelto a incrementarse hasta el 25%. Por otra parte, si en 2013 un piso tipo a la venta en España costaba 153.360 euros, el precio alcanzado en 2014 fue de 140.310, a mucha distancia de los 220.500 euros recogidos en 2009. En cuanto a las expectativas de gasto de la demanda, de 2009 a 2011 la vivienda ideal tenía 90 m² y costaba 142.500 euros de media, pero en 2012 y 2013 el presupuesto cayó a 127.500 euros, manteniendo superficie. En 2014 se ha dado una nueva vuelta de tuerca, bajando hasta los 112.500 euros por una casa del mismo tamaño.

“Aunque la dinámica hipotecaria ha recobrado pulso, los límites en la cantidad financiada influyen en la selección del filtro de precio máximo cuando el usuario acude a pisos.com”, comenta Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, que recuerda que “el paro y el bajo nivel de ahorro son barreras indiscutibles de cara a la propiedad”. Pero al margen del contexto macro, el experto asegura que “la caza del ‘chollo’ se ha disparado, siendo los portales inmobiliarios una herramienta inmejorable para no perder la ocasión de comprar a buen precio”.

Regionalmente, un total de 9 autonomías reduce su presupuesto de partida a la hora de buscar una casa en venta en 2014. Únicamente Extremadura lo sube. El precio de salida más elevado lo arroja País Vasco, a pesar de moverse de los 337.500 euros de media de 2013 a los 217.500 de 2014. En el lado inverso, Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia, persiguen pisos por 67.500 euros de media, una tendencia que en 2013 definió a cuatro regiones. Las autonomías donde oferta y demanda están más cerca son Navarra (3%) y País Vasco (8%). Los mayores desajustes se dan en Murcia (51%), Andalucía (45%), Baleares (45%) y Madrid (43%).

Respecto a las provincias, la cantidad de dinero que está dispuesta a invertir la demanda bajó en 28, subió en tres y se mantuvo en 19. León, Cáceres y Pontevedra han sido las que han ampliado sus pretensiones este último año. Guipúzcoa es la provincia en la que los compradores parten de una cantidad más alta: 217.500 euros de media. Se trata de una cifra algo inferior a la que esta misma provincia marcaba en 2013 junto con Vizcaya, cuando ambas filtraban por 337.500 euros de media. Un total de 19 provincias busca vivienda por el mínimo precio registrado, unos 67.500 euros. En Teruel (-29%) y Cuenca (-8%) la demanda supera a la oferta. Entre el 0% y el 9% se colocan ocho provincias, mientras que las diferencias más agudas se dan en Málaga (52%) y Murcia (51%).

En cuanto a las capitales, los compradores de Donostia-San Sebastián son los que están dispuestos a desembolsar la cantidad más alta: 277.500 euros de media. Después, encontraríamos a Bilbao, con 262.500 euros, y a Barcelona, con 217.500 euros. En 18 capitales de provincia se busca piso por 67.500 euros de media, el límite más barato registrado. En la capital guipuzcoana (-28%) y en la turolense (-5%) la relación entre oferta y demanda es negativa. Entre el 0% y el 9% solo está Guadalajara (7%), mientras que los mercados más desequilibrados se sitúan en Granada (67%), Santander (66%), Sevilla (65%), Palma de Mallorca (65%), Palencia (63%), Valladolid (63%) y León (63%).Situación del mercado del alquiler

Según pisos.com, la diferencia entre las mensualidades por las que los propietarios anuncian los pisos y las rentas que indican los futuros inquilinos en sus búsquedas es del 13%. Hace cinco años, esta brecha fue de un 27%. La renta media que busca la demanda fue de 450 euros hasta 2013, bajando en 2014 a los 350 euros. En cuanto a la superficie, en 2010 se pedían 90 metros cuadrados y en los cuatro años siguientes se ha bajado a los 70. En cuanto a la oferta, se ha pasado de un piso tipo en alquiler de 571 euros mensuales en 2010 a uno de 394 euros mensuales en 2014. Los 177 euros que diferencian estas dos rentas suponen un ahorro anual para el inquilino de 2.124 euros.

“Mantener el stock de vivienda en venta resulta caro, por lo que el parque en alquiler se ha alimentado de este inventario, dotándose de más calidad y volviéndose más competitivo”, indica Alemany, justificando la bajada de las rentas. “El inquilino es consciente de este cambio en el mercado, por lo que se anticipa a la negociación desde el primer momento que selecciona oferta”, señala el director del portal.

Ninguna autonomía sube su apuesta en 2014, siendo Extremadura, La Rioja y Madrid las regiones donde el inquilino reduce su presupuesto. País Vasco es la autonomía donde se dispone de la renta más alta: 650 euros de media. Le siguen Baleares, Cataluña, Madrid y Navarra con 450 euros. En las demás se busca por unos 350 euros, con excepción de Extremadura cuyos inquilinos se mueven en los 250 euros. La demanda está por encima de la oferta en Castilla-La Mancha (-23%) y Navarra (-4%). El acercamiento es prácticamente un hecho en País Vasco (0%), Baleares (2%), Canarias (3%), Murcia (4%), Andalucía (5%), Aragón (5%), La Rioja (5%) y Cataluña (8%). Los inquilinos más insatisfechos están en Asturias (21%), Extremadura (23%) y Comunidad Valenciana (28%).

Provincialmente, únicamente los potenciales inquilinos de Salamanca y Soria elevan el listón. En 2014 un total de catorce provincias pasan a pedir rentas más económicas. En Vizcaya y Guipúzcoa se encuentra la demanda en alquiler con mayor presupuesto: 650 euros de media. Les sigue Álava con 550 euros de mensualidad. En el grupo de las que optan por 450 euros al mes están Baleares, Salamanca, Soria, Barcelona, Girona, Madrid y Navarra. El grueso lo forman las que piden una renta media de 350 euros de media, mientras que Almería, Ciudad Real, Cuenca, Toledo, Lleida, Badajoz, Cáceres y Lugo han optado por el límite más bajo, los 250 euros mensuales. Las brechas negativas más marcadas están en Teruel (-23%) y Soria (-17%). El equilibrio es absoluto en Málaga, Valladolid y Girona, donde se ha logrado el 0%. El mayor desacuerdo lo ostenta Santa Cruz de Tenerife, con un ‘gap’ del 48%.

En el ámbito de las capitales, Donostia-San Sebastián y Bilbao son en las que la demanda lanza la apuesta más alta por el alquiler: 750 euros de media. Vitoria y Barcelona van justo detrás con 650 euros. Con 550 euros se sitúan Pamplona y Madrid. 13 capitales optan a un alquiler de 450 euros, mientras que 25 se decantan por 350 euros. En Cuenca, Castellón de la Plana, Cáceres y Lugo se piden 250 euros mensuales, el precio de la demanda más reducido. Hay seis capitales provinciales donde el precio de salida de la demanda está por encima de la oferta. Los más marcados se localizan en Donostia-San Sebastián (-15%) y Valladolid (-12%). Hay doce capitales donde la brecha se sitúa entre el 0% y el 9%. Los mercados donde las rentas deben revisarse a la baja son Sevilla (51%), Málaga (51%), A Coruña (41%), Lugo (41%) y Castellón de la Plana (33%).

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *