La demanda de alquiler en mayo logra recuperar niveles previos a la pandemia

El alquiler ha resistido razonablemente bien los efectos de la pandemia en España, con picos máximos de caída del número de contratos firmados de hasta el 20 por ciento con respecto a 2019, pero en las últimas semanas muestra una paulatina y constante recuperación. El último mayo ha supuesto la vuelta al nivel de contratación pre Covid, con más de 40.000 firmas de nuevos contratos, según el sondeo de ARRENTA en el sector inmobiliario en España.

Entre los cambios de tendencias más notables figuran la búsqueda de precios más ajustados, más del 40 por ciento de los nuevos contratos tiene una renta mensual inferior a 750 euros, así como la contratación generalizada de Seguros de Impago, que se ha duplicado con respecto a antes de la pandemia. ARRENTA es referente, una de las principales impulsoras del alquiler en España desde hace casi 20 año y líder de Seguros de Impago.

2019, un año récord

2019 fue un año récord para el alquiler en nuestro país, con la firma top de medio millón de contratos, según los datos oficiales. La caída media global del año pasado osciló entre un 16 por ciento de las zonas más afectadas como Cataluña a un 10 por ciento en comunidades menos dañadas, con picos del 20 por ciento, según los datos que manejan las agencias inmobiliarias. Al margen de las semanas de marzo y abril de parón de la actividad no esencial con prácticamente ninguna operación.

A partir de septiembre y octubre, meses que acaparan casi el 30 por ciento de toda la firma de contratos, continuará la recuperación, pero de forma muy tranquila. Ha sido con la finalización del Estado de Alarma a principios del pasado mayo cuando la demanda ha comenzado a normalizarse a los niveles pre Covid, según la opinión generalizada del sector inmobiliario.

Ajustes de precios y mayor riesgo de impago

Las agencias inmobiliarias desde el final del estado de alarma ya mantienen un ritmo de trabajo, de visitas y contrataciones similar al mismo periodo de 2019, según ARRENTA. Los mayores cambios que han tenido lugar con respecto al periodo pre Covid son la tensión de los precios a la baja por parte de los inquilinos y petición generalizada de precios y coberturas de los Seguros de Impago del Alquiler.

Respecto al ajuste de precios, la demanda existe pero por primera vez un importante número de operaciones casi cerradas quedan abortadas porque los inquilinos encuentran viviendas más baratas con perfiles similares en la zona que demandan. “Eso era algo impensable antes de la pandemia, cuando se alquilaba casi de inmediato”.

Desde ARRENTA se ha cifrado la caída media del precio de los arrendamientos entre el 7 y el 8 por ciento, que llega hasta el 15 por ciento en zonas alejadas de los centros urbanos. El final de estado de alarma también ha provocado que las operaciones de arrendamiento estén más meditadas, pues cubren, en muchas ocasiones, el arranque de nuevos proyectos vitales. 

El Alquiler ha asimilado los Seguros como algo natural

Respecto a los Seguros del Alquiler, después de haber tenido un efecto de tabla salvadora del arrendamiento durante todo el estado de alarma, su demanda sigue aumentando. “Los efectos de la pandemia y el temor de los propietarios a dejar de cobrar su renta mensual en un momento especialmente complejo ha provocado que los Seguros de Impago se hayan asimilado como algo innato a la propia operación de alquiler”, según explica Mercedes Robles, Directora General de ARRENTA. En este sentido, la demanda se está generalizando y lo que si se percibe es mayor atención a las coberturas que ofrecen las diferentes compañías, el precio de la póliza y que esté cubierta por un corredor de reputación en el mercado. “El propietario exige que el operador de su póliza de Seguro de Alquiler sea fiable y tenga reputación en el mercado”, incide la Directora General de ARRENTA.

La normalización de la demanda del alquiler a los niveles de Covid previsiblemente se disparará en los próximos meses, según las previsiones que maneja ARRENTA. “Junio será el avance de un buen otoño para el alquiler en España”, según explica Mercedes Robles. Las razones son diversas y confluyen para crear el caldo de cultivo perfecto para el alquiler en nuestro país. Así se resumen desde ARRENTA:

  • Con septiembre los universitarios volverán a sus clases presenciales y, con ello, se recuperará este nicho de mercado.
  • La elección de solución habitacional a corto plato y con una inversión ajustada va a ser la tónica generalizada en el periodo post covid frente a inversiones a largo plazo o “para toda la vida”, como era habitual en el pasado siglo. Ya a principios de año el 50 por ciento de los demandantes de vivienda buscaba en régimen de alquiler, mientras que un 40 por ciento quería comprar y el 10 restante no discriminaba ninguna de las dos modalidades.
  • La pandemia ha sacado a flote muchas opciones habitacionales nuevas que van a explorarse de forma generalizada en alquiler como vivir en el campo o adaptar locales comerciales como viviendas. 

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *