La demanda de compra se intensifica y alcanza los 150.000 inmuebles mensuales

La industria inmobiliaria lleva varios años inmersa en un proceso de digitalización, que se ha acentuado desde la llegada de la pandemia en marzo de 2020. Desde entonces son muchas las compañías que han experimentado incremento de su cartera de clientes, como es el caso de Inmovillael CRM Inmobiliario líder que utilizan más de 3800 agencias inmobiliarias y que ha experimentado un aumento del 20% de la misma.
 
Si bien es cierto que las propiedades activas en comercialización no se han visto afectadas a lo largo de la COVID-19, en abril del 2020 el número de propiedades que se comercializaron a nivel nacional fueron mínimas. A lo largo de los siguientes meses, la recuperación ha hecho que la tendencia del parque de viviendas activas en venta se haya mantenido. Por otro lado, se aprecia un ascenso más notorio del número de viviendas disponibles en alquiler. Jorge Valverde, CEO de Inmovilla destaca que “en abril de 2020 había un total de 21.314 propiedades dadas de alta, respecto a las 52.415 en abril de 2021. Por otra parte, teniendo en cuenta el mismo período, en abril de 2020 había 7.224 prospectos dados de alta, frente a los 19.543 en abril de 2021”.
Evolución de la demanda y las visitas en el sector inmobiliario
 
Con respecto a la demanda, tanto de venta como de alquiler, la tendencia ha sido claramente ascendente. Pese a la gran caída sufrida en marzo del 2020, se ha producido un ascenso posterior, marcando una tendencia sustancialmente al alza.
Valverde explica que “en abril de 2020 hubo 48.050 demandas de ventas y 24.993 demandas de alquiler que se han incrementado hasta las 148.672 y las 66.519, respectivamente, en abril de 2021
 
En relación a la evolución de las visitas a de venta y alquiler inmuebles, desde el inicio de la COVID-19 se produjo un descenso muy marcado. En este sentido, Valverde explica que “Las dificultades y los miedos provocados por posibles contagios han dado lugar a un descenso del número de visitas de ventas, no tan notorio en las visitas de alquiler”. La tendencia de visitas es a la baja. En abril de 2020, debido al confinamiento estricto, se experimentó un período de inactividad, sin superar las 400 visitas de venta y las 370 de alquiler. En abril de 2021 las visitas de ventas se han incrementado hasta las 21.487 y las de alquiler hasta las 6.347. Sin embargo, no han logrado alcanzar los niveles pre-covid. En marzo de 2019 se superaron las 30.000 visitas por ventas y las 7.200 por alquiler.
Evolución del cierre de operaciones
 
Antes de la COVID-19 las operaciones de compra eran superiores a las de alquiler. No obstante, tras la llegada de la pandemia en marzo de 2020, la inversión de estos datos ha hecho que las operaciones de alquiler superen a las de compra, siendo la tendencia en ambas al alza, con una clara recuperación de las compra-ventas, que vuelven a su estado normal superando los cierres de alquiler a partir del inicio de este mismo año.
Desde Inmovilla, en abril de 2020 hemos realizado 881 ventas por un importe de 213.878.707 euros y 548 alquileres por un importe de 308.663 euros. Un año después, en abril de 2021 hemos alcanzado las 2.670 ventas por un importe de 736.183.621 euros y los 2.296 alquileres por un importe de 1.719.599 euros” finaliza Valverde.
 
Evolución del sector hipotecario
 
Durante el primer trimestre del 2021 se han firmado un total de 96.051 hipotecas de viviendas, frente a las 104.219 que se firmaron en el mismo período de 2020. “Pese a que este año se han firmado menos, las cifras son muy favorables teniendo en cuenta que hasta marzo del año pasado no empezaron los problemas derivados de la COVID-19”, destaca Silvia Escámez, CEO y cofundadora de Prohipotecas, plataforma de intermediación hipotecaria. En este sentido, en abril de 2021, a nivel nacional, el número de hipotecas sobre viviendas inscritas es los registros de la propiedad alcanzó las 31.909 hipotecas a nivel nacional, lo que supone una variación del 32,1% respecto al mismo periodo del año pasado. Además, el importe medio de las mismas aumentó un 11,4%, situándose en torno a los 139.464 euros.
 
En el caso de Prohipotecas, durante el primer semestre del 2020 gestionamos cerca de 3.000 hipotecas, frente a las 13.000 gestionadas el primer semestre de este mismo año” explica Escámez. El año pasado, de marzo a junio, la actividad hipotecaria se frenó bastante debido al período del confinamiento. Sin embargo, se continuaron firmando operaciones que ya estaban concedidas por los bancos y habían contratos vinculantes, pues las notarías no cerraron.
 
Escámez añade que “de cara al segundo semestre tenemos previsto cifras y gestionar más de 20.000 hipotecas”. Y prosigue “Este año probablemente se ralentice la actividad en los meses de julio y agosto dado que parece un año en el que se podrá viajar y la gente tiene ganas de salir, con lo que la prioridad no será el cambio de la vivienda. Sin embargo, prevemos que septiembre será un mes bueno, lleno de propósitos ante la nueva temporada. En este sentido, el mercado inmobiliario e hipotecario crecerán más que en el resto el año, como ya sucedió a finales del 2020. A pesar de que fue un año malo, el último trimestre se arregló”.
 
Tipología de hipotecas y evolución del Euribor
 
Si hablamos de las hipotecas constituidas sobre viviendas, en abril de 2021 el 41,5% se han constituido a tipo variable mientras que el 58,5% restante, a tipo fijo. El tipo de interés medio es del 2,53% y el plazo medio se sitúa entorno a los 24 años. Al inicio, el tipo de interés medio es del 2,24% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable y del 2,77% para las de tipo fijo.
 
En nuestro caso, el 90% de las hipotecas que gestionamos son a tipo fijo y a 30 años. Nuestro perfil de cliente es joven, digital y compra su primera vivienda” indica Escámez.
 
En lo que se refiere al Euríbor, este no deja de experimentar cambios, sobre todo, a la baja. La media mensual durante el mes de mayo de 2021 es de -0,481%, una cifra muy cercana a los mínimos históricos del -0,505% alcanzados en enero de este mismo año, para beneficio de los hipotecados. 
 
Con todos los cambios que está experimentando este índice, la previsión de cara a los próximos años es que continúe siendo negativo. Concretamente se habla de un -0,45% en 2021 y de un -0,42% en 2022.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *