La demanda inmobiliaria de L’Eixample y la zona alta de Barcelona aguanta la crisis

El sector inmobiliario de Barcelona se halla inmerso en plena crisis tanto por las nuevas medidas de confinamiento en gran parte de Europa como por la afectación en la capacidad económica de la demanda. Sin embargo, si hay un segmento que resiste a la crisis de la COVID-19, es el de lujo. Y es que el interés nacional por la adquisición de viviendas premium registra todavía gran estabilidad en las dos principales zonas de este mercado: Eixample y la zona alta.

En este sentido, según los datos de BARNES Barcelona, dos de cada tres viviendas de más de 500.000 euros están ubicadas en estas zonas. Eixample acapara el 34% de la oferta de lujo de la Ciudad Condal y Sarrià-Sant Gervasi y Pedralbes, la considerada “zona alta”, otro 32% del total. Tal y como indican desde la inmobiliaria, el mercado de alta gama de la ciudad es ahora más asequible, pues las operaciones realizadas en octubre se han cerrado con negociaciones a la baja del 10% en un momento en el que el ‘techo’ del mercado está en los 7.000 €/m2. Según las previsiones de la compañía, el precio medio de la vivienda en Barcelona podría llegar a caer hasta un 20% en los próximos meses en función de la pandemia y de su impacto real en la economía.

“Estamos en un momento muy favorable para el comprador o inversor inmobiliario, pues Barcelona cuenta con un parque de viviendas muy cotizado, pero también ha sido gravemente golpeada por el coronavirus, por lo que los propietarios deben escuchar ofertas a la baja. Si bien el interés se mantiene estable en zonas y productos de calidad, la oferta necesita ajustar sus pretensiones al contexto económico actual si quiere vender en un periodo de tiempo prudencial que no desgaste el activo en el mercado”, subraya Emmanuel Virgoulay, socio de BARNES Barcelona.

La vivienda media en el mercado de alta gama de la capital catalana se busca como residencia principal, tiene alrededor de 150m2, 3 habitaciones, 2 baños y zonas exteriores. Si bien se prefieren viviendas reformadas o en buen estado, la demanda no descarta adquirir inmuebles a reformar siempre que se realicen rebajas notables en el precio de venta.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *