La facturación de Century 21 cae casi un 30% en el primer semestre

Teniendo en cuenta la dinámica estacional que tiene lugar en el mercado inmobiliario, CENTURY21 España presenta su balance de actividad durante los primeros seis meses de 2020, y define el mismo período del año pasado como el principal criterio de comparación para analizar la evolución de los indicadores de negocio. Los resultados del primer semestre de 2020 de CENTURY 21 España muestran cómo ha impactado la pandemia del Covid-19 en los resultados de la compañía.

Entre enero y junio de 2020, CENTURY 21 España ha registrado una facturación de más de 8,3 millones de € mientras que, en el mismo período de 2019, este valor fue de 11,6 millones de €. El volumen total de negocio en el que ha participado la red, tomando en consideración el intercambio de transacciones con otros operadores, alcanzó los 464.657.712 € en el primer semestre de 2020, que, en comparación con los 600.057.712 € registrados en el mismo período del año anterior, supone una disminución del 22%.

Ricardo Sousa, CEO de CENTURY 21 España, comenta: «Los resultados de los primeros seis meses de 2020 han sido más positivos de lo que habíamos previsto, especialmente en el segundo trimestre. Con la suspensión de muchos procesos de compra durante los meses de marzo, abril y mayo se produjo una disminución de las escrituras en los meses de abril y mayo. Sin embargo, en junio la dinámica de la demanda, la negociación y la ejecución de las transacciones ha sido la mejor de todo el semestre, lo que ha derivado en una mayor facturación y en un incremento en el número de transacciones inmobiliarias realizadas».

Entre enero y junio de este año, la red inmobiliaria realizó 2.331 transacciones de compraventa, cuyo valor promedio de venta ha sido de 199.333€, lo que supone un incremento del 3% con respecto al primer semestre de 2019 y cuyo valor promedio fue de 193.513 €.

Al analizar este indicador de forma trimestral, se ha registrado un descenso del 5% con respecto al valor de los inmuebles vendidos siendo 204.619 € el precio medio de las propiedades vendidas entre enero y marzo mientras que, en abril, mayo y junio, el valor de estos inmuebles ha descendido hasta los 194.046 € de media.

“En el mercado inmobiliario residencial las cifras de ventas no son muy flexibles y existe una gran resistencia a bajar los precios. No esperamos un cambio destacado con respecto al valor real de las propiedades en los próximos meses. Sin embargo, esta situación propiciará un aumento en el tiempo medio de venta, lo que conllevará una disminución en el número de transacciones a corto plazo. Desde la red CENTURY 21 España estamos viendo que aquellos propietarios que tienen urgencia en vender sus inmuebles serán los que realicen mayores ajustes con respecto al precio de origen de venta, de este modo agilizarán el proceso de venta de sus propiedades. El mercado de alquiler suele ser más flexible, muy receptivo a las fluctuaciones de la demanda, ya que tiene que adaptarse rápidamente a los ingresos disponibles de los jóvenes y las familias que están buscando vivienda de forma activa en el mercado», agrega Sousa.

En cuanto al mercado de alquiler, la red ha realizado en España 393 transacciones durante el primer semestre de este año, 203 menos que en el mismo período del año anterior, lo que revela una caída del 34% en cuanto a las operaciones en este segmento. A nivel nacional, el precio medio de alquiler ascendió a 933 €, durante el primer semestre de 2020, mostrando un decremento del 3% en comparación los 963 € de valor promedio que tuvo lugar entre enero y junio de 2019. Una vez más, y realizando este análisis por trimestre, la compañía ha podido evaluar el impacto del factor Covid-19 en el mercado de alquileres. En este sentido, el precio medio de arrendamiento nacional ejecutado durante el primer trimestre del año fue de 952 €, mientras que en abril, mayo y junio esta cifra disminuyó de media un 4%, hasta alcanzar los 913 €.

SEGMENTO INTERNACIONAL

Entre enero y junio de 2020, el peso de las transacciones en el segmento nacional en la operación CENTURY 21 España aumentó un 4% en comparación con 2019 y alcanzó el 85%, mientras que las transacciones en el segmento internacional representaron solo el 15% del volumen de transacciones realizadas en esta red inmobiliaria. Claramente, este fue el segmento de mercado que sufrió el mayor impacto negativo en el contexto de una pandemia. Durante el primer semestre de este año, la red ha realizado 350 transacciones de clientes internacionales, lo que muestra una caída del 43% en comparación con las 623 realizadas en el mismo período del año pasado.

A pesar de estos datos, desde la compañía se confirma que la demanda por parte de este segmento internacional no se ha paralizado, sino que se ha quedado en una situación de suspensión, entre otros factores, por la situación de incertidumbre que se está viviendo en cuanto a las previsiones económicas generadas por la pandemia. Por el contrario, y tras la apertura de fronteras entre España y otros países de la Unión Europea, CENTURY 21 España espera una reactivación de las operaciones inmobiliarias desde mercados extranjeros, especialmente por parte de británicos, franceses y belgas quienes, desde 2018 y hasta el día de hoy, han sido las tres nacionalidades que más han invertido en bienes inmuebles en España a través de la red inmobiliaria.

CRECER EN TIEMPOS DE CRISIS

Según Ricardo Sousa, CEO de CENTURY 21 España: «La pandemia que estamos atravesando es una prueba de cómo las empresas han logrado reinventar su forma de trabajar y cambiar sus comportamientos para superar un desafío de una escala absolutamente sin precedentes en la historia de la humanidad. CENTURY 21 España ya contaba con una estrategia de transformación digital que se aceleró por el contexto de la pandemia y que ha permitido a la red continuar en plena actividad, incluso durante el estado de alarma. Esta situación le ha permitido a la red el volver a pensar en nuevas formas de relacionarse e interactuar con sus empleados, sus agentes, sus clientes y con otros actores del sector inmobiliario.  Durante el período de confinamiento, la compañía ha introducido innovaciones disruptivas en los procesos tradicionales de su modelo de negocio, consiguiendo llevar a cabo transacciones de bienes raíces de una forma completamente digital y aumentando, al mismo tiempo, tanto la proximidad como la eficiencia de los asesores inmobiliarios».

TENDENCIAS EN EL SECTOR INMOBILIARIO

No sería prudente anticipar hasta qué punto la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 tendrá un impacto específico en el sector inmobiliario. Sin embargo, se sabe que será temporal. Es una situación controlada a lo largo del tiempo, pero que implicará, a medio plazo, una ligera caída de los precios en general y en todo el territorio nacional, con la excepción de la obra nueva, para las cuales se anticipa el mantenimiento de los precios actuales de comercialización.

Actualmente, el sector inmobiliario está demostrando resistencia y estabilidad. El comportamiento del mercado en cuanto a los criterios de precio, perfil de la demanda, tipología y superficie de la vivienda no ha cambiado significativamente en comparación con 2019. El mercado inmobiliario está activo, hay una demanda estable y los bancos continúan otorgando préstamos hipotecarios, lo que supone una combinación de factores que indica una recuperación progresiva de este sector.

Sin embargo, en este momento existe un aumento en la brecha entre las expectativas de los propietarios y de los compradores. La demanda tiene una expectativa de precios bajos, que no está acompañada por la oferta y este factor puede implicar un aumento en el tiempo promedio de las transacciones inmobiliarias.

Los propietarios tendrán una relación más equilibrada con los compradores, algo que no solo es positivo, sino también necesario. También es probable que, en esta situación económica, algunos propietarios tengan una necesidad urgente de vender para enfrentar una posible escasez de liquidez, aplicando descuentos más agresivos en el precio, para lograr una venta rápida de sus propiedades en el corto plazo.

Desde la compañía se confirma la suspensión de las decisiones de compra, pero no una cancelación de las operaciones de compraventa, lo que da a entender que cuando esta crisis sanitaria acabe, el sector volverá a reactivarse, lo que supone una gran ventaja con respecto a otros sectores que se verán claramente afectados, y cuyo negocio es irrecuperable como es el caso del sector turístico y de restauración, entre otros.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *