La licitación pública acumula un desplome del 36% hasta julio afectada por la crisis del coronavirus

La licitación pública acumulada en los siete primeros meses del año fue de 7.345 millones de euros por parte de todos los organismos nacionales, lo que representa una caída del 36% respecto al mismo periodo del año pasado, afectada principalmente por la crisis económica desatada a raíz del confinamiento decretado para frenar el avance del coronavirus.

Según las últimas estadísticas de la patronal de las grandes constructoras, Seopan, los ayuntamientos fueron los que más actividad licitadora experimentaron en este periodo, alcanzando los 3.200 millones de euros, un 13,3% menos, seguidos de las comunidades autónomas, que concentraron 2.700 millones de euros, un 31,4% menos.

Las únicas regiones que las incrementaron respecto a los primeros siete meses de 2019 fueron Galicia, que está a la cabeza con un 73,1% más, seguida de Baleares, un 11,1% más, y de la Comunidad Valenciana, un 2,4% más.

Por el contrario, Aragón, con un descenso del 80,8% fue la que más al contrajo, seguida de Asturias, con un 73,2% menos; de Cantabria, un 72,2% menos; de Canarias, un 62,4% menos; y de Navarra, un 61,7% menos.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que es el que más obra pública concentra y cuyo apartado de movilidad ha sido uno de los más afectados por la restricción a los movimientos derivados de la pandemia, acaparó 1.018 millones de euros en licitación pública hasta julio, reduciéndola en cerca de un 70% respecto al mismo periodo del año anterior.

Dentro del Departamento que dirige José Luis Ábalos, la Dirección General de Carreteras rebajó en un 78,5% sus licitaciones, mientras que Adif lo hizo en un 73,8%, Aena en un 53,9%, las Autoridades Portuarias en un 16,6% y la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (SEITT) en un 95,5%.

Por ejemplo, la reducción en las licitaciones nacionales en las carreteras ha pasado de 294,7 millones de euros en julio del año pasado a los escasos 15 millones el mismo mes de este año. De hecho, las licitaciones de la Dirección General de Carreteras han permanecido en cero desde febrero hasta julio.

Al margen de la licitación en transportes, teniendo en cuenta el tipo de obra anunciada, las de equipamiento social fueron las que más recursos económicos acapararon, con 1.500 millones destinados a infraestructuras docentes, sanitarias y deportivas, que, no obstante, también se redujeron en un 21,3% aunque 15 puntos menos que el conjunto de la licitación.

VUELTA A LOS DATOS DE 2011

Respecto a las previsiones, Seopan estima que la licitación pública volverá este año a los niveles que se registraron en 2011, en plena crisis financiera, en caso de que la tendencia a la baja provocada por el coronavirus continúe el resto del año.

En concreto, la licitación esperada para el cierre del ejercicio será de 12.591 millones de euros, lo que supone una disminución del 31% respecto a la alcanzada en todo 2019, es decir 5.650 millones de euros menos.

No obstante, no todas las instituciones retrocederán de la misma forma. De igual forma que lo que muestran los datos publicados de julio, las administraciones locales la disminuirían un 6,5%, las comunidades autónomas un 23,4% y el Estado un 60,7%.

En cuanto a la contratación pública, la media mensual proyectada por Seopan prevé un desplome del 49% respecto al año pasado, hasta los 5.547 millones de euros, es decir, un recorte de 5.223 millones. Estos datos supondrían un retroceso a los niveles registrados en 2013.

Los datos de contratación pública se refieren a las obras licitadas por las administraciones públicas, adjudicadas y posteriormente publicadas en boletines oficiales y plataformas de contratación, atendiendo a su precio de adjudicación.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *