Los visitantes de SIMA revelan mayor intención de compra a corto plazo

] El post COVID está acelerando los plazos de decisión de compra de una vivienda. Esta es una de las conclusiones más significativas de la encuesta que SIMA realizó a cerca de 600 visitantes de su última edición, celebrada del 27 al 30 de mayo pasado. De acuerdo con los datos de la misma, el 48% de los encuestados quiere ver cumplido su deseo a la mayor brevedad posible, “en cuanto encuentre” la casa que busca. En 2019, con datos agregados de SIMA y SIMA Otoño, este porcentaje era sensiblemente inferior, 13 puntos por debajo (35%).

«Es un hecho que esa parte de la demanda que había aplazado su decisión de compra ha vuelto a la búsqueda activa, y cabe esperar que la aceleración de las decisiones de compra que ha mostrado SIMA en mayo se repita en el SIMA Otoño de noviembre», opina Eloy Bohúa, director general de SIMA.

Crece el presupuesto de compra

Por su parte, el presupuesto de compra sigue incrementándose. Los visitantes de SIMA de este año con un presupuesto entre 300.001 y 540.000 euros constituyeron el 36% del total (también fueron el tramo de la escala más numeroso), cuando dos años antes era el 32%. También aumenta, aunque más tímidamente, el tramo inmediatamente inferior, el de aquellos que acuden a la feria con un presupuesto entre 240.001 y 300.000 euros: pasa del 18% en 2019 al 20% de este año.

En correspondencia, los tramos siguientes evolucionan a la baja. Cada vez es menor el porcentaje de comparadores que acude a SIMA con presupuestos modestos: del 10% para quienes lo hicieron con una cantidad entre 200.001 y 240.000 euros (3 puntos por debajo de 2019) y del 12% para quienes tenían entre 180.001 y 200.000 euros (1 punto menos que un año antes). Únicamente se mantienen estables los porcentajes de los tramos inferiores de la escala (por debajo de 180.000 euros).

Financiación

El 92% de los encuestados afirma que tiene la necesidad de financiar la futura compra de su vivienda, si bien el importe a financiar varía notablemente. Así, el 35% estaría por debajo del 70% del coste total (un 18%  entre el 50 y el 69%, un 14% entre el 10 y el 49% y un 3% necesitaría financiera una cantidad inferior al 10%), mientras que cinco de cada diez demandantes de vivienda (el 52%) tienen que financiar una cantidad superior al 70%. En cuanto a la modalidad de hipoteca, las preferencias se decantan por el interés fijo. Es el deseo de la mitad de los encuestados por SIMA, 8 puntos más que en la edición de 2019, los mismos que pierden los partidarios de la hipoteca variable, que pasan del 26 al 18%.

Aunque haya que esperar a nuevos trabajos de campo para confirmarlo, no hay que descartar a la pandemia como la causa principal de que el porcentaje de visitantes que en la edición de este año buscaba una vivienda para uso habitual haya retrocedido casi cinco puntos porcentuales con respecto a los resultados de 2019 (87,6 frente a 92,2%). La gran beneficiada de esta situación ha sido la segunda residencia, que ha multiplicado por dos el porcentaje de visitantes que acudió a la feria buscando esta tipología: si en 2019 fue el 2,5% este año era el 5,1%. La vivienda como inversión también se ha visto favorecida con este desplazamiento de las preferencias, si bien su avance ha sido mucho mas contenido: del 5,3 al 7,3% en el mismo período.

Finalmente, el precio de la vivienda continúa siendo el principal freno para su adquisición. Es lo que sostiene el 59,9% de los encuestados por SIMA, un porcentaje similar, aunque muy ligeramente inferior, al de 2019. En cambio, se muestran muy optimistas en cuanto a sus posibilidades de conseguir la financiación necesaria: sólo el 2,8% lo ve como un freno. A destacar que ni la inestabilidad ni a incertidumbre laborales son consideradas como un obstáculo relevante para comprar una vivienda. Solo lo es para el 3,9% de los encuestados por SIMA.

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *